La salamanquesa, nuestro gecko urbano

SALAMANQUESA COMÚN (Tarentola mauritanica)

Este pequeño reptil, nuestro particular gecko urbano, convive con nosotros por todo el Mediterráneo tanto en grandes ciudades como en los pueblos y aunque todos las conocemos desde pequeños muy pocos saben bien de ellas.

Tarentola mauritanica huella
Detalle de lamillas adherentes en los dedos

Son de un tamaño pequeño-medio y viven en grietas en paredes, estructuras abandonadas e incluso entre rocas y troncos de árboles. A veces se las puede ver de día tomando el sol, ya que son animales de sangre fría y necesitan calentarse. Gracias a las laminillas que poseen en sus dedos aplanados pueden trepar sin dificultad por paredes verticales y cristales e incluso caminar boca abajo por los techos. Su pupila es vertical cuando se contrae y nos da una pista sobre sus hábitos y costumbres. Si se las molesta pueden perder la cola, pero aunque les vuelve a crecer, no lo hacen con el mismo tamaño que la original, por ello no debemos molestarlas.

Se trata de un reptil de hábitos nocturnos, las podemos ver cerca de focos de luz, como las farolas, sobre todo en las noches calurosas del verano, donde se ven atraídos multitud de insectos voladores como los mosquitos, estos que tanto nos molestan mientras dormimos, y de los que se alimentan. Además de estos también cazan arañas, polillas, libélulas y grillos.  Se trata, por tanto, de un carnívoro voraz y del vecino que todos querríamos tener por su actividad insecticida y que algunos no quieren tener cerca de sus casas.

Pueden llegar a vivir hasta los 4-5 años y es totalmente inofensiva para las personas, a pesar de las múltiples leyendas y supersticiones que circulan por nuestras tierras indicando todo lo contrario:

La salamanquesa urbana-Las salamanquesas son venenosas: no tienen ningún tipo de veneno.

-Las salamanquesas muerden: una salamanquesa jamás nos perseguirá para mordernos, cuando nos vea siempre tratará de huir y esconderse, pero es cierto que si logramos atraparla y la cogemos con la mano, puede mordernos.

Si una salamanquesa te escupe, te quedas calvo: falso y además ridículo. Las salamanquesas no escupen. Por otro lado, su saliva no tiene ningún efecto sobre el pelo.

Si una salamanquesa te escupe, te quedas ciego: falso. Siguen sin poder escupir (no es que no quieran, es que no pueden).

Las salamanquesas se pueden introducir por orificios del cuerpo, nariz, oídos y otros más privados, y comerse desde el cerebro hasta otros órganos, y dejarte tonto o muerto: falso, totalmente fantasioso y fruto de mentes calenturientas.

Secas, molidas o formando parte de preparados tienen poderes curativos o mágicos: falso. Esa leyenda urbana se refiere a las salamandras, y tampoco es el caso de ellas.

-Las salamanquesas ‘cantan’: las salamanquesas son gekos, y la mayoría vocalizan diferentes sonidos para comunicarse entre sí. Sus voces son parecidas a chirridos y grititos agudos, variando según la especie. También en ocasiones al ser atrapadas emiten grititos.

Es por todo ello por lo que no debemos molestarlas, y mucho menos matarlas. Son beneficiosas para el ser humano, nos ayudan cazando y disminuyendo el número de los molestos insectos nocturnos. Debemos convivir en armonía con la fauna que nos rodea y contribuir al máximo con su conservación y la del medio ambiente donde convivimos todos juntos.


salamaquesa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close